Macrofauna

La importancia de estos radica en que nos sirve como indicador de la calidad biológica del suelo, debido al papel que juegan en los procesos biológicos del ecosistema y a que son propensos a los cambios en las condiciones ambientales ( Bignell, Constantino, Csuzdi & Karyanto, 2008).

Pero, ¿cómo reconocer estos macroorganismos?

Pues bien, estos animales suelen medir más de un centímetro de largo y más de dos milímetros de ancho o de diámetro.

En dónde se agrupan en cuatro principales grupos de animales: artrópodos, mamíferos, moluscos y lombrices de tierra.

Artrópodos. Son los organismos más importantes cuantitativamente en la biología del suelo, debido a su alta cantidad de individuos, su biomasa y su función trófica. Estos suelen ayudar en la diseminación y en el transporte de reservas orgánicas para la activación de los microorganismos, además de que transforman complejos orgánicos como la celulosa y ácidos húmicos, en moléculas que sean asimilables.

El nicho ecológico, es decir, la función de los organismos se puede determinar si se conoce la clasificación taxonómica, su ubicación en el perfil del suelo, su estado de desarrollo y sus requerimientos alimenticios (Castillo y Amant, 1986).

Moluscos. Son partícipes en la digestión de la materia orgánica que será incorporada al suelo. Las babosas y los caracoles son un ejemplo de esto; suelen encontrarse en lugares húmedos por ende huyen de los rayos directos del suelo y de la sequedad del aire, se refugian durante el día en el sotobosque, viven en suelos con un pH elevado y ricos en calcio, necesarios para la formación de la concha.

Lombrices de tierra.  Son los organismos más importantes del suelo, principalmente en ecosistemas productivos, ya que mantienen su fertilidad mediante diversas funciones. Se encargan de la formación y transporte del suelo, que al moverse excavan caminos y galerías subterráneas permitiendo un aumento en la porosidad del suelo, siendo más apto para cultivos, además tienen la capacidad de metabolizar compuestos orgánicos.

Las lombrices excavan para hacer sus túneles, ingiriendo partículas de suelo y digiriendo restos de organismos; permitiendo la remoción y enriquecimiento del suelo para que se mantenga fértil al hacer ascender elementos como fósforo y potasio del subsuelo.  

Mamíferos de pequeño tamaño.  Los roedores (ratones o insectívoros como los topos) permiten que el agua penetre masivamente en el suelo y facilitan su aireación ya que crean grandes y complejas galerías, permitiendo que se mezclen los diferentes horizontes de los suelos en búsqueda de otros organismos vivos para su alimentación.

Soto, Alberto. (2013). Artrópodos del suelo. Recuperado el 15 de Diciembre de 2015, desde: http://www.buenastareas.com/ensayos/Artr%C3%B3podos-Del-Suelo/24203928.html


Duque, Isabel; Lemos, Cristina. Macrofauna. Recuperado el 15 de Diciembre de 2015, desde: http://biosuelo.blogspot.com.co/p/macrofauna.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s