Microfauna

Es conocida por estudiar a los microorganismos que se encuentran presentes en el suelo, de su actividad metabólica, de sus funciones en el flujo de energía y en el ciclo nutricional.

Los microorganismos del suelo, son los componentes más importantes de este debido a que constituyen su parte viva y son los responsables de la dinámica de transformación y desarrollo. Los microorganismos del suelo dependen de factores ambientales tales como los nutrientes, la humedad, el pH, aireación, temperatura y prácticas agrícolas, y en un solo gramo de tierra, podemos encontrar millones de microorganismos beneficiosos para los cultivos. Ejemplos de estos microorganismos beneficiosos son bacterias, actinomicetos, hongos, algas y protozoarios.

Por último, un suelo fértil es aquel que contiene una reserva adecuada de elementos nutritivos disponibles para la planta, o una población microbiana que libera nutrientes que permitan un buen desarrollo vegetal.

Importancia de los Microorganismos en el Suelo

Los microorganismos del suelo, aparte de suministrarle una buena cantidad de biomasa al mismo y de causar, en algunos casos, problemas fitosanitarios en los cultivos, intervienen activa y directamente en ciclos geoquímicos como el del C, el del N, el del P y el del S, que son los más conocidos.

Los microorganismos son menos visibles y palpables que los demás organismos vivos que habitan el suelo y son ellos, en última instancia, los responsables de mantener el caldo vivo del suelo, con sus infinitas y estrechas relaciones entre ellos. Este mundo vivo lo constituyen principalmente amebas, bacterias, hongos, actinomicetos y algas, sin los cuales el origen y la perpetuación de la vida en la Tierra serían imposibles.

Su interacción en el suelo está dado por las relaciones simbióticas como:

El neutralismo, esta ocurre cuando dos especies ocupan el mismo ambiente y no se afectan la una a la otra.

El mutualismo, es cuando los organismos están en una asociación donde todos de benefician, esta es una relación positiva.

El comensalismo, representa aquellas relaciones donde un organismo de beneficia de otro sin que se afecte, es una relación positiva. Por ejemplo, los hongos que degradan celulosa a glucosa y otros compuestos, las bacterias no pueden degradar celulosa, pero sí glucosa beneficiándose de esta forma.

El antagonismo se presenta cuando un organismo afecta de forma adversa el ambiente otro, produciendo sustancias inhibidoras o antibióticas, esta es una relación negativa. Algunos ejemplos de las sustancias que se pueden producir son: Antibióticos: Es usual que un organismo produzca 5 ó 6 diferentes agentes antimicrobianos. Esto es para poder inhibir o matar una gran variedad de microorganismos; cianuro (producido por hongos); metanos; sulfuros y enzimas líticas (estas rompen la pared celular de las bacterias).

La competencia ya es una relación negativa que se da por la competencia entre los organismos por nutrientes que son esenciales.

Finalmente, el parasitismo es cuando un organismo vive dentro o encima de otro, se le acostumbra a llamar huésped, este se alimenta de las células, el tejido o el fluido del organismo donde “vive”.

Recuperado el 28 de Diciembre de 2015, desde: http://glacierhub.org/wp-content/uploads/2015/09/Nematodes.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s